Guía básica para que hagas la gestión de una herencia

Guía básica para que hagas la gestión de una herencia

Por razones de probabilidad, la mayoría de las personas en alguna ocasión de su vida deben de afrontar el fallecimiento de una persona que aman mucho. Sabemos que estamos hablando de momentos que son muy difíciles y hasta un poco complicados para los herederos, sin embargo, la administración tributaria generalmente no es tan compasiva.

Este tipo de trámites del tipo burocráticos, deberían de cumplirse sin ningún tipo de excusa, y aproximadamente unos seis meses posteriormente al fallecimiento, de esta forma es que la toma de decisiones tiene que ser muy rápida: una opción podría ser tener listo un especialista en herencia, al cual obviamente se le deben de pagar los honorarios necesarios, o sino tocara comenzar a moverse muy rápido.

Si lo que estás pensando es hacer la gestión de la herencia de la segunda manera, entonces tenemos ciertos datos que te serán bastante útiles.

Debes de obtener todos los documentos que sean necesarios

Cuando comienzas con los procedimientos, esto es lo que debes de tener en cuenta en la gestión de la herencia, se trata de estar preparado con todos los documentos que van a servir como la base para los tramites que se vienen, estos son los siguientes:

  • El certificado de defunción de la persona que ha muerto
  • Certificado del registro general de actos de su última voluntad
  • Certificado de la compañía de seguros que posea una cobertura por el fallecimiento.

El testamento o la declaración de todos los herederos (si los hay)

Aquí estamos hablando de un paso que se encuentra totalmente ligado con el registro de actos de última voluntad, por tal motivo es que debes de obtenerlo primero para poder tener acceso con él. Si no conocemos tanto de esto, podríamos dejarlo en manos de abogados para tramitar herencias.

Sera necesario que podamos observar el documento para comprobar si la persona que ha fallecido, le otorgo el testamento o no para poder actuar en consecuencia:

  • Si acaso existe un testamento valido:

Dentro del documento podremos ver que aparecen todos los datos de la notaria en la cual se ha realizado, por tal motivo será necesario que se pueda acudir a esta o a cualquier otra que sea de confianza, lo importante es solicitar el testamento de la persona que ha llegado a fallecer.

  • Si acaso no hubiera un testamento valido:

Entonces será necesario que se haga un trámite que ayuda a la realización de la declaración de herederos, de esta manera es que uno de los herederos y dos testigos que conozcan perfectamente a la familia, tienen que acudir directamente a una notaría que este en el último domicilio de la persona, y luego tendrán que dar su firma en forma de consentimiento.

Es importante que se aporten varios documentos, por tal motivo se recomienda que pueda haber contacto con la notaria que corresponda y que deba de consultarse de una manera concreta lo que se necesita directamente. El notario también te brindara información sobre la forma de proceder a repartir la herencia sin tener un testamento que sea válido.