Fajas para hombres, una opción realmente saludable

Fajas para hombres, una opción realmente saludable

en las primeras ocasiones cuando estos productos empezaron a comercializar, era bastante común que por cuestiones culturales a los hombres les avergonzara adquirirlo, pero hoy en día es mucho más convencional de lo que podrías imaginar, porque las fajas diseñadas especialmente para el cuerpo masculino ofrecen una gran cantidad de ventajas adicionales y muy diferentes a las que ofrecen las fajas para mujeres.

Precisamente de eso queremos hablar y ampliar todo lo que podamos al respecto, para que te des cuenta de que más allá de la idea de que sea una cuestión de vanidad, las fajas masculinas pueden ayudar a tu salud en casos específicos.

Postura y soporte

generalmente los hombres tenemos puestos de trabajo en los cuales se nos exige hacer mucha más fuerza física que a las mujeres y estas prendas no sólo han sido diseñadas para no contornear nuestro cuerpo con curvas como a las chicas, sino que también ayudan a tener un mejor soporte en la espalda y si bien es cierto que no son fajas especializadas para el trabajo, muchos hombres que se someten a grandes cargas a diario necesitan presión en la espalda luego de terminar sus labores y obviamente no gustan de la idea de ir por la calle con la voluminosa faja que utilizan en el trabajo.

Las fajas para hombre son completamente invisibles bajo las prendas y hacen esa presión mínima que la espalda necesita luego de un pesado día laboral y al mismo tiempo colaboran a que tengamos una mejor postura mientras nos mantenemos sentados o caminamos, lo cual viene a redundar en una mejor respiración y por consiguiente también mejor circulación sanguínea; en conclusión, una gran ayuda para toda nuestra salud en general y por supuesto, esto no es lo único que ofrecen.

Reduce tallas y bajar de peso

Obviamente los problemas de peso no tienen que tratarse solamente con una faja, a pesar de que ésta esté diseñada especialmente para hacernos transpirar la zona abdominal y así reducir poco a poco la cantidad de grasa depositada, pero si son tan sólo unas cuantas libras de más de las que llevas encima, sin lugar a dudas una faja te hará ver mucho mejor y por consiguiente también te sentirás muy bien.

Lo malo son los excesos y el punto perfecto para utilizar una faja es cuando esta te ha ayudado a reducir unos 10 cm del volumen de tu abdomen, más que eso podría ser malo para tu salud porque te presionará demasiado y al afectar tu respiración incluso podrías padecer de mareos; aparte de ayudarte a verte mejor por quitarte algunos centímetros de volumen, las fajas también hacen que comas menos, ya que sientes una sensación de llanura mucho más temprana que sin ellas y este efecto hará que mejor es no solo la cantidad de comida que ingieres, sino que también la calidad de la misma, pues te darás cuenta de qué alimentos te proveen energía y consumirás solamente estos.

Como puedes ver, definitivamente no es una mala idea.