La importancia de correr

Es indudable que el ejercicio es una actividad fundamental para la vida de cualquier ser humano, tanto así como comer, vestirse y demás actividades. Esto debido a la tremenda influencia que tiene en la conservación de la salud, y el estado de ánimo de las personas.

Dentro de los muchos tipos de ejercicios y deportes que una persona puede practicar, se encuentra el de correr, el cual es el más accesible para cualquier persona, no requiere de mucha inversión, e incluso puede hacerse sin ninguna. Es algo que no está condicionado de ninguna manera, puede realizarse en prácticamente cualquier clima y brinda los beneficios más básicos que se requieren de una actividad física, ejercicios o deporte, por lo que es por mucho, la mejor opción para ejercitarse.

Correr brinda un sinfín de beneficios que ayudan a mejorar la salud de las personas que practican esta actividad, ya que tiene un impacto directo hacia el ejercicio de los músculos del cuerpo generando que estos tengan un mayor desempeño al uso diario, fortaleciéndolos y mejorando si compostura. Además de esto los huesos presentan un crecimiento y fortalecimiento que de otra manera sería más difícil de lograr.

Además de la mejora física, se logra que el sistema respiratorio, y que al correr se logra que por las vías respiratorias circulen cantidades más grandes de aire, a velocidades un poco mayores a las cotidianas, y por esto se limpian y se mejoran, haciéndolas menos propensas a sufrir enfermedades, y por lo tanto más resistentes a los cambios de temperatura.

Otro aspecto que se ve beneficiado por correr, es el cardiaco, ya que esto ayuda a fortalecer el corazón, ayudando a lidiar con los problemas del corazón, o haciendo que el individuo se vuelva menos propensos a sufrir problemas cardiacos, al igual que se mejora la resistencia a medida que se aumenta la rutina de ejercicios. Esto ayuda a ser más eficiente y resistente en otras áreas de la vida, en otras actividades que incluyen el desempeño sexual.

El realizar una rutina de correr de manera constante, hace al individuo menos propenso a sufrir lesiones en el cuerpo al realizar otro tipo de actividades, ya que el cuerpo va formándose y fortaleciéndose por lo que presenta más resistencia y adaptabilidad a situaciones distintas, comportándose de mejor manera.

Como puedes ver, el incluir rutinas de ejercicio, en particular el correr, en tu vida diaria, hará muchos cambios para bien en tu cuerpo, causando una reacción en cadena de mejoras que al final de cuenta tendrá repercusión en cada área de tu cuerpo y en cada área de tu vida. Pero también es importante que se realice esta actividad con las precauciones necesarias para evitar que en lugar de obtener mejoras para el cuerpo, este reciba alguna lesión que termine por estropear todo. Por esto debes de realizar calentamiento previo, intermedio y posterior a la rutina de correr, medir tus tiempos y no exigirte de más. Es importante correr a tu propio ritmo y solo subir de manera gradual.